Icono del sitio Alta Densidad

Criptomonedas: ¿qué nos enseñó el 2021 sobre ellas?

Las criptomonedas dieron de qué hablar alrededor del mundo durante 2021. Mientras que el Bitcoin y los NFT alcanzaron valores sin precedentes, algunos países comenzaron a regular el uso de criptomonedas. Los contribuyentes españoles, por ejemplo, ahora deben reportar al fisco sus saldos en criptomonedas, y países como China e India han implementado estrictas prohibiciones.

Sin embargo, ha habido otros sucesos menos reportados —algunos buenos, otros no tanto— de los que quizá no habías escuchado. Te presentamos los cinco datos más interesantes y desconocidos de 2021 sobre criptomonedas. 

El 90% del Bitcoin ya ha sido minado

El Bitcoin es la criptomoneda por excelencia. Desde casinos de bitcoin en línea hasta comercios y países enteros han comenzado a aceptarlo como forma de pago (o como divisa oficial, en el caso de El Salvador). Sin embargo, a diferencia de lo que comúnmente se cree, el Bitcoin no es infinito. De hecho, solo queda el 10% de Bitcoin por minar. 

El «suministro» mundial de Bitcoin consta de 21 millones de unidades de la moneda. De acuerdo con datos de Blockchain.com, el 90% ya había sido minado para mediados de diciembre de 2021. Sin embargo, no se espera que el 10% restante sea minado sino hasta febrero de 2140 debido al proceso de halving. El halving actúa como una herramienta de inflación al reducir la cantidad de BTC en circulación, aumentando así la demanda e impulsando el precio de la moneda. 

Para minar un Bitcoin, sin embargo, es necesario resolver complejos problemas matemáticos debido al esquema de sistema de prueba de trabajo bajo el que opera la moneda. Esto promueve la competencia entre quienes se dedican al minado de Bitcoin.

Es ideal para las estafas

Los más fervientes aficionados de las criptomonedas destacan la confidencialidad de las transacciones como uno de sus mayores beneficios. La confidencialidad, sin embargo, es un arma de doble filo, como lo han descubierto miles víctimas de estafas. 

Los ciberdelincuentes se embolsaron 6.800 millones de euros en estafas con criptomonedas en 2021, un aumento del 81% respecto al año anterior. En Valencia, la policía detuvo recientemente a un hombre que se hizo de un patrimonio superior a los 2,5 millones de euros reclutando inversionistas de criptomonedas a un esquema Ponzi.

El 2021 ha visto el auge un tipo de estafa conocida como rug pull («tirón de alfombra»), en la que los criminales atraen a los inversionistas a un nuevo proyecto de criptomonedas —normalmente en el sistema DeFi— y posteriormente lo abandonan sin advertencia («tiran de la alfombra»), llevándose todo el dinero.

Los estafadores se escudan detrás de la confidencialidad de los pagos, lo que les permite continuar operando con un bajo riesgo de ser rastreados. 

Naciones enteras a favor y en contra

Las criptomonedas han dividido al mundo, creando fuertes diferencias de opinión entre países y agrupándolos en tres bandos: los que promueven su uso, los que aún no están seguros y los que las odian.

El Salvador hizo historia en 2021 cuando se convirtió en la primera nación en designar al Bitcoin como una divisa oficial. El proyecto ha tenido resultados mixtos: varias fallas técnicas en los sistemas de pago han provocado protestas públicas, pero el gobierno continúa apostando por el uso de la moneda con proyectos como la construcción de un centro de minado de Bitcoin a las faldas de un volcán, alimentado por energía geotérmica. 

La Unión Europea ha comenzado a redactar un marco regulatorio para las criptomonedas, pero su aprobación ha tomado más de lo esperado, lo que ha orillado a los países miembros a aprobar sus propias leyes, que varían considerablemente entre fronteras. En Portugal, por ejemplo, las criptomonedas están exentas de impuestos. China, por otra parte, prohibió completamente el uso de criptomonedas. Los usuarios podrían terminar en la cárcel por realizar operaciones con ellas, y la India ha tomado medidas similares. 

ETFs de Bitcoin: ¿inminentes?

Mucho se habló durante 2021 sobre Bitcoin, pero otro tema que comenzó a cobrar relevancia fue el de los ETF del propio Bitcoin, un tema que aún causa confusión.

Un ETF, o fondo cotizado por sus siglas en inglés, es un portafolio de bonos y acciones que sigue un índice —como el Dow Jones— y que puede adquirirse en la bolsa de valores como si fuese una acción, lo que permite una inversión diversificada. 

En octubre de 2021 la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. dio luz verde al primer ETF de Bitcoin de ProShares, uno de los mayores emisores de fondos cotizados. Asimismo, en España han comenzado a surgir oportunidades para que los inversionistas profesionales inviertan en fondos cotizados de Bitcoin mediante brókeres.  

Conforme los ETF de Bitcoin adquieran popularidad, los inversionistas podrían verse tentados a convertir sus fondos de Bitcoin a fondos cotizados. Tal podría ser el caso de Grayscale, una empresa de servicios de inversión que posee decenas de miles de millones de euros en activos de Bitcoin. 

El afán por la descentralización impulsó a las DeFi

Las DeFi, o finanzas descentralizadas, también ganaron popularidad en 2021, un año en que creció el interés por descentralizar los servicios financieros y volverlos independientes de bancos centrales, brókeres y otras instituciones financieras.

Construidos sobre blockchains públicos, los instrumentos de DeFi como el Ethereum han recibido aproximadamente 177 mil millones de euros en inversiones durante el último año. Los instrumentos de DeFi forman parte de una tendencia tecnológica más amplia llamada Web3. El movimiento Web3 es responsable de tecnologías como los NFT y los Smart Contracts, que promueven una descentralización del internet.

Pese a su creciente popularidad y el atractivo que representa la descentralización para los usuarios, los DeFi han causado debates entre quienes buscan la mejor manera de implementarlas. Elon Musk, por ejemplo, ha sugerido que la controversial criptomoneda Dogecoin, surgida de un meme, es más apta para alcanzar la descentralización que la popular Ethereum.


Salir de la versión móvil