Icono del sitio Alta Densidad

Edwin Lowe, el hombre que encontró la fórmula de la fortuna con el juego de bingo

El bingo es uno de los juegos de azar más sencillos que se encuentran en los casinos y, por ser así de simple, es jugado por millones de personas alrededor del mundo, tanto en entornos virtuales como en grandes casinos. Para jugar al bingo solo un necesario un cartón, dado por los organizadores, con una serie de números. De un bombo se sacan bolitas numeradas, las cuales son anunciadas. Si de casualidad en tu cartón posees el número que sacaron del bombo, este tiene que ser tachado. De esta manera se tiene que tapar todos los números del cartón para que al final de haber marcado todos se grite: “BINGO”. 

De la mima manera ocurre en su entorno virtual, primero debes ingresar a links como este para escoger el mejor bingo online, luego elegir el cartón de bingo virtual y por ultimo tachar los números que vayan saliendo en tu pantalla. En algunos sitios webs, para hacer el juego más entretenido, con solo completar una hilera puedes ser el ganador, todo depende de las especificaciones que se den antes de comenzar la partida online.

El juego de bingo tiene una grandiosa historia y jugarlo es verdaderamente divertido, simple y entretenido. En el ambiente digital encontraremos variedades de casinos online que ofrecen bingos virtuales, y es recomendable apostar en el bingo online debido a su seguridad y rapidez. Además, te brinda la opción de jugar en este agradable juego con amigos o familiares que se encuentran lejos debido a su conectividad, permitiendo disfrutar con colegas a una buena partida de bingo.

El bingo es un juego bastante viejo y conocido, pero probablemente no sepas que no siempre se gritó “bingo” cuando se ganaba. En otros lugares y hace mucho tiempo atrás se le decía “loto”, por su nombre en italiano “lotto”. Y esto tiene bastante lógica, ya que para muchos historiadores, el juego de bingo fue inventado en Italia y es jugado desde el Imperio Romano, es decir, que este juego tiene muchos años desde su creación.

Aunque existen varias teorías de cuando se empezó a jugar al bingo, en lo que sí están de acuerdo los estudiosos de la historia es que fueron los italianos quienes inventaron este popular juego de azar. Pero no fue en Italia donde se popularizo y se extendió el juego de bingo, sino fue en Estados Unidos de América.

El hombre que literalmente dio a conocer al bingo fue Edwin Lowe. Este fue un personaje importante para que este juego se popularizara por todo el mundo y el cual el bingo le dio una fortuna multimillonaria.

Este hombre era dueño de una compañía que se encargaba de realizar juguetes en Nueva York. Esta empresa estaba por quebrar debido a muchos factores. Ya en 1929, Lowe viajó al estado de Georgia cuando comenzó la Gran Depresión. En su viaje al sur de EE UU visitó el carnaval de Atlanta, lugar que le cambiaría la vida.

Ahí fue donde se encontró con un grupo de personas extranjeras que jugaban a una versión local de lotto. Estos usaban frijoles para marcar los números del cartón, entonces cuando alguien lograba completar una hilera, este debía gritar “beano”. Esto porque en ingles frijol se dice “bean”. Lowe encantado con este particular juego regresó a su tierra natal Brooklyn y compartió el juego con sus amigos, enseñándoles todo lo que debían hacer para ganar.

Según cuentan la leyenda, uno de sus amigos estaba tan emocionado y ansioso por el juego que cuando gano en vez de gritar “beano”, gritó “¡bingo!”, palabra que le dio la idea a Edwin Lowe para lanzar su propio juego y así salvar a su compañía. El juego resultó fue un rotundo éxito en ventas, y además de recuperar a su empresa, este juego lo volvió millonario. Y aunque no es la primera vez que un juego de casino vuelve millonario a una persona, Edwin Lowe luego recibió una gran cantidad de dinero cuando decidió vender su compañía, décadas después. Este hombre recibió alrededor de $ 26 millones, cifra estratosférica para la época, volviéndolo una persona con muchísimo dinero.


Salir de la versión móvil