Icono del sitio Alta Densidad

Inteligencia artificial en las empresas: oportunidades y riesgos

¿Cómo puede utilizarse la Inteligencia artificial y garantizar que se mantenga al ser humano en el centro? La inteligencia artificial (IA) influye cada vez más en nuestra vida cotidiana. Por lo tanto, es importante descubrir las oportunidades y los riesgos que conlleva. El crecimiento y la prosperidad futura de Europa y el mundo dependerán en gran medida de cómo maneje los datos y las tecnologías conectadas. 

La IA tiene el potencial de traer grandes cambios (positivos o negativos) a nuestras vidas, lo que ha llevado al Parlamento Europeo a crear una comisión para examinar el impacto de esta tecnología y garantizar que las personas se sitúen en el centro. He aquí algunas oportunidades y riesgos asociados a la aplicación de la IA en el futuro.

Robotización: ¿una ventaja para la industria o una amenaza para los empleos?

La IA podría ayudar a mejorar la atención sanitaria, hacer más seguras las casas, los coches y otros medios de transporte. Pero también en el campo económico y laboral, cuando la utilizan para sacar al mercado productos y servicios más adaptados, baratos y duraderos. 

El acceso a la información, la educación y la formación también puede facilitarse mediante el uso de la IA, lo que ya reviste especial importancia en relación con el aprendizaje a distancia y la formación continua en el contexto de la pandemia de Covid 19. 

La IA puede contribuir a la seguridad laboral, por ejemplo, utilizando robots para los procesos de trabajo peligrosos. En muchos casos, se están creando nuevos puestos de trabajo a medida que crecen y evolucionan las industrias que utilizan la inteligencia artificial. Pero, ¿qué pasa cuando los robots empiezan a sustituir la mano de obra “totalmente humana”?

Oportunidades para las empresas

La IA propicia el surgimiento de una generación nueva de servicios y productos, inclusive en ámbitos en los que las empresas europeas ya tienen una sólida posición: la economía verde y economía circular, ingeniería, agricultura, sanidad, moda, turismo. 

La IA puede optimizar los canales de distribución, mejorar las técnicas de mantenimiento, aumentar el rendimiento y la calidad de la producción, mejorar el servicio al cliente y ayudar a ahorrar energía.

Aportes de la IA para las empresas

Los países de la UE ya tienen éxito en la industria digital y las aplicaciones entre empresas. Una infraestructura digital de alta calidad y un marco jurídico que proteja la privacidad y la libertad de expresión permitirían a la UE convertirse en líder mundial de la economía de los datos y sus aplicaciones. Al colocar al ser humano en el centro es importante consular las fuentes legales para más información referente a la protección de las personas.

«Todo lo que nos gusta de la civilización es producto de la inteligencia, así que amplificar nuestra inteligencia humana con la inteligencia artificial tiene el potencial de ayudar a que la civilización florezca como nunca antes, siempre que consigamos que la tecnología sea beneficiosa». Max Tegmark, Presidente del Instituto del Futuro de la Vida

Alcance de la IA

Desde el asistente personal integrado controlado por voz (SIRI) hasta los coches autodirigidos, la inteligencia artificial (IA) está progresando rápidamente. Aunque la ciencia ficción suele presentar a la IA como robots con características similares a las de los humanos, la IA puede abarcar cualquier cosa, desde los algoritmos de búsqueda de Google hasta el Watson de IBM, pasando por la manufactura y las armas autónomas.

La IA actual se denomina «IA débil» (o «IA estrecha») porque está diseñada para un objetivo limitado (por ejemplo, reconocimiento facial únicamente o sólo las búsquedas en Internet o sólo la conducción de un coche).

Aunque, la meta de muchos investigadores a largo plazo es desarrollar una IA general (AGI o IA fuerte). Eso significa que, si la IA débil es capaz de superar a los humanos en determinada tarea, como el ajedrez o la resolución de ecuaciones, la AGI superaría a los humanos en casi todas las tareas cognitivas.

¿Habrá motivos para temerle a IA?

A corto plazo, el objetivo de que el impacto de la IA en la sociedad sea beneficioso motiva la investigación en muchas áreas, desde la economía y el derecho hasta temas técnicos como la verificación, la validez, la seguridad y el control. 

Mientras que puede ser poco más que una molestia menor, si un ordenador portátil se estropea o es pirateado. Se vuelve mucho más importante que un sistema de IA haga lo que usted quiere que haga: si controla su coche, su avión, su marcapasos, su sistema de comercio automatizado o su red eléctrica. 

Otro reto a corto plazo, es evitar que los robots le quiten el empleo a los trabajadores en ciertas áreas estratégicas, donde se hace imprescindible la sensibilidad humana e incluso, evitar una devastadora carrera armamentística de armas autónomas letales.

A largo plazo, una cuestión importante es ¿qué pasará si la búsqueda de una IA fuerte tiene éxito y llega a ser mejor que los humanos en todas las tareas cognitivas?

La preocupación por la IA avanzada no es la malicia, sino la capacidad de competir. Una IA superinteligente se destaca eficientemente en la consecución de sus objetivos, y si esos objetivos no coinciden con los nuestros, estaremos en problema.


[+] Videos de nuestro canal de YouTube
Salir de la versión móvil