Icono del sitio Alta Densidad

Italia: ChatGPT de nuevo en la mira de los reguladores

Cuando Italia bloqueó ChatGPT en marzo de 2023, lo hizo bajo el argumento de que el chatbot de OpenAI recolectaba información personal de forma ilícita. Además, criticó a la herramienta de inteligencia artificial por no contar con un sistema para verificar la edad de sus usuarios. Por ende, consideraban imposible que se aplicara la restricción que impedía que menores de 13 años accedieran a la plataforma.

Imagen vía Depositphotos

El veto italiano a ChatGPT duró poco menos de un mes. OpenAI ofreció garantías que permitieron que se levantara la prohibición temporal, pero la investigación formal del GPDP siguió su curso.

Ahora, el Garante per la protezione dei dati personali (GPDP) ha acusado otra vez a ChatGPT de violar las leyes europeas de protección de datos personales, lo cual podría abrir la puerta a un nuevo bloqueo al chatbot de inteligencia artificial en ese país.

En un comunicado divulgado a través de su web, el organismo indicó que la investigación posterior a la suspensión de ChatGPT en Italia arrojó evidencias de aparentes violaciones al Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR).

Quedará por verse si las respuestas que ofrece la startup californiana son suficientes para calmar a los reguladores o si la situación escala hacia un nuevo castigo.

Crimen y multa…

Todavía no queda claro si, en caso de no rebatir los argumentos regulatorios, ChatGPT deberá dejar de funcionar definitivamente en Italia o si la compañía tendrá que aplicar nuevos cambios al funcionamiento del chatbot para mantenerlo activo, además de afrontar el pago de una suculenta multa.

En marzo pasado, el GPDP había establecido una penalización de 20 millones de euros o el 4 % de la facturación global anual de OpenAI, si la compañía no satisfacía los requerimientos estipulados. Si bien a primera vista puede parecer una suma no demasiado elevada para la compañía, considerando que cuenta con el apoyo financiero de Microsoft, un castigo de este tipo sentaría un precedente importante en la región.

Italia no es el único país europeo que hoy tiene a ChatGPT en el punto de mira por aparentes violaciones al GDPR. En septiembre pasado, Polonia inició una investigación formal contra OpenAI por este asunto. La Oficina de Protección de Datos Personales de ese país acusó a los californianos de procesar datos de los usuarios de forma «ilegal y poco confiable». Además, criticó las reglas de la compañía para llevar a cabo dichas tareas y las tildó de «opacas».

Origen: Hipertextual


Salir de la versión móvil