Icono del sitio Alta Densidad

Pronostico del teletrabajo para 2021: muchos empleados preferirán trabajar desde casa después de la crisis del COVID-19

La demanda de flexibilidad sobre dónde y cómo trabajar no es nada nuevo. Antes de la crisis del COVID-19, muchas encuestas mostraban que 80% de los empleados en Estados Unidos, por ejemplo, querían trabajar desde casa al menos parte del tiempo. Más de un tercio de los dependientes hasta aceptaría un recorte salarial a cambio de esta opción. Si bien la experiencia de trabajar desde casa durante la crisis puede no haber sido ideal, con familias enteras refugiadas bajo el mismo techo, les ha dado a las personas una idea de lo que podría ser el teletrabajo. 

Imagen vía Depositphotos

Un panorama similar ha ocurrido en Italia. Estiman que al finalizar la emergencia, 5 millones 350 mil trabajadores laborarán al menos parcialmente de forma remota. De los cuales 1 millón 720 mil serán de las grandes empresas, 1 millón 480 mil de la administración pública, 1 millón 230 mil de las microempresas y 920 mil de las pymes. 

El obstáculo cultural del teletrabajo

Otro aspecto positivo dentro de esta crisis ha sido la reducción del miedo al trabajo desde casa entre gerentes y ejecutivos. Uno de los mayores obstáculos del trabajo remoto es la confianza. Los gerentes simplemente no confían en que su gente trabaje sin ataduras. Están acostumbrados a controlar, contando los minutos en una silla, en lugar de administrar por resultados. Eso no es gerenciar, eso es cuidar niños. Es más, ver la parte de atrás de la cabeza de alguien no le dice nada al gerente sobre si esa persona realmente está trabajando. 

Los expertos en gerencia llevan alabando la necesidad de administrar por resultados durante más de cuatro décadas. Si las personas se ven obligadas a trabajar desde casa durante un período prolongado, como podría suceder, los gerentes tendrán que aprender que lo que importa son los resultados.

Experiencia en primera persona

Los gerentes que han trabajado en casa tienen más probabilidades de respaldar el teletrabajo en sus empresas. Al desempeñar sus funciones a distancia, las preocupaciones por la pérdida de productividad desaparecen. A medida que los gerentes y sus empleados se acostumbran a usar herramientas virtuales, las preocupaciones de no poder trabajar desde casa en equipo se disipan. Además ven por sí mismos, cuán felices y comprometidos están los empleados sin el estrés de viajar al trabajo y estar lejos de sus seres queridos.

Imagen vía Depositphotos
Mayor preparación para afrontar desastres 

La pandemia de COVID-19 y toda la interrupción del trabajo que ha causado, no serán olvidados por los líderes organizacionales, accionistas y otras partes interesadas. Quienes no estaban listos para afrontar esta experiencia, aprenderán qué funcionó y qué no funcionó, y se verán obligados a cerrar las brechas para estar mejor preparados en el futuro.

No todas las empresas han tenido experiencias igualmente positivas. Muchas, especialmente las más pequeñas, consideran que el tele trabajo es un recurso temporal y no una reorganización útil del trabajo a futuro.

Mayor conciencia de las oportunidades de ahorro de costos

Durante los últimos años, el principal impulsor de los programas para trabajar desde casa ha sido la atracción y retención de talentos, pero durante la última recesión, se trató principalmente de ahorrar dinero. Los líderes organizacionales, desesperados por reducir costos, descubrieron que podían ser más productivos con menos menos escritorios y oficinas. Desde entonces, los estudios de ocupación han demostrado lo ineficiente que son usados los espacios de oficinas. Los empleados de todo el mundo solo están en su escritorio entre 40 y 50% del tiempo. Las oficina vacías en las noches, por ejemplo, son una gran pérdida de dinero.

Imagen vía Depositphotos
Mayor conciencia del impacto del teletrabajo en la sostenibilidad

Una de las razones por las que los expertos en cambio climático tienen dificultades para lograr que las personas cambien sus hábitos es que el impacto es difícil de ver. Los cambios ambientales positivos que ocurrieron luego de que la toda la fuerza laboral de algunos países dejara de salir a la calle durante varias semanas, fueron asombrosos. El hecho es que no existe una forma más fácil, rápida y económica de reducir nuestra huella de carbono que reduciendo los viajes diarios y eso lo pudimos comprobar durante las etapas más duras de cuarentena. 

Con la experiencia COVID-19 también es probable que los ejecutivos reconsideren la necesidad de viajar a reuniones y conferencias. Ellos aprenderán que, si bien las reuniones virtuales pueden no tener todos los mismos beneficios que estar cara a cara, los ahorros pueden ser mayores que los costos en tiempo y dinero. 

A nivel global, el ahorro de trabajar desde casa para empresas y empleados es mil millonario. Todo parece indicar que las variables de la ecuación gerencial podrían estar alineadas para favorecer al teletrabajo. Solo resta esperar si finalmente, esta experiencia obligada y traumática que nos hizo pasar el COVID-19 es el detonante que disparará la adopción del trabajo a distancia en todo el mundo.

Origen: Previsioni sullo smart working per 2021: molti dipendenti preferiranno lavorare da casa dopo la crisi del COVID-19 – Centrufficio Cruciani


Salir de la versión móvil